sábado, 25 de abril de 2015

Esos cinco segundos fueron suficientes


Caminaba sin tomarles atención. Yo pensaba en las cosas que estaba haciendo y lo que tenía pendiente. Cruce por enfrente de ellas y ni siquiera una mirada de reojo les daba.
Yo sé que soy un tanto frío y despistado pero en ocasiones creo que exagero. No sé si me estaba portando insensible o simplemente no eran de mi importancia. Pero no debería ser así, ya que ellas vivían en la casa y todos los días les veía. Hoy me siento culpable por no prestarles la atención debida. Eso sí, cuando me di cuenta corrí para brindarles ayuda. Ahí estaban, tristes, sucias y hasta descoloridas. Y todo por la falta de atención, por la negligencia o por no sé qué cosa. Fueron varias veces las que pasé enfrente de ellas y no lo había notado. Ese día era la última vez que pasaba por ahí y me detuve esos cinco segundos que se necesitan para darse cuenta lo que sufren. Miré primero a una, la que estaba en la entrada, me dio tristeza y pensé que no era la única que sufría. Caminé a ver las otras que estaban en cada esquina. Esas dos eran más altas, eran fuertes pero aun así se notaban tristes y descoloridas. Estiré mi mano y la toque, mis dedos quedaron sucios después de que los enterré en tierra para ver si no tenía humedad. Era puro polvo, así que corrí por dos cubetas, me dirigí a donde estaba la llave del agua. 

Llené las dos cubetas y corrí nuevamente a donde estaban ellas. Pobres plantas, ya estaban colgando sus picos. Nadie les había hecho caso en algún tiempo. Puse agua hasta que las macetas rebosaron. Esa noche estoy seguro platicaron entre ellas y hablaron de la esperanza que había llegado a sus vidas. Todos podemos brindar ayuda y esperanza a los que están alrededor. Basta con tomar unos segundos para ver sus expresiones. Si están con el pico caído y se ven tristes, hay que brindarles lo que les ayuda, el agua fresca que reanima. Pobres plantas, muchas veces mueren porque hay pocas personas insensibles que ni siquiera pueden brindarles esos minutos para darles lo que les hace feliz.


Hasta la próxima. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada